http://www.catrielonline.com

13 dic. 2016

En plena disputa por los fondos, el Gobierno aumentó el gasto

En medio de la disputa por los fondos, el Gobierno Nacional emitió un decreto que modifica la Ley de Presupuesto 2017. En un texto que contiene un anexo de 440 páginas, y lleva la firma del Presidente, se autoriza un aumento los gastos. El incremento extra es de más de 122 mil millones de pesos.
De esta manera, la Casa Rosada también reconoce gran parte del déficit fiscal con el que terminará el primer año de gestión de Mauricio Macri .

Pero el contexto es la disputa que se abrió por los fondos coparticipables a partir de las modificaciones del impuesto a las ganancias. Según la AFIP, esa pérdida sería de 130 mil millones de pesos si avanza el proyecto opositor en el Senado. Y el decreto, aumenta los gastos en 122.327 millones.
En estos días se discute el “desfinanciamiento” a provincias y municipios porque Ganancias es un impuesto coparticipable. Quienes impulsaron las modificaciones, aseguran que la iniciativa tiene (y el Estado también) herramientas de recaudación para atenuar el impacto. Así, aseguran, ganan todos: los trabajadores porque ya no pagarán un tributo por su trabajo, y los distritos del interior no resignan partidas.
Durante las últimas horas, la Casa Rosada incrementó la presión sobre los gobernadores para frenen o modifiquen en el Senado el proyecto que ya tuvo media sanción en Diputados. Incluso, hasta se instaló la idea que, de convertise en Ley, no habrá veto presidencial -como se evaluó en un momento- y que los “costos lo paguen las provincias”.
Ello responde al convencimiento del Gobierno que el Congreso no le puede imponer las reglas financieras. Pero el monto que se discute, si bien es importante para las provincias, no constituye para el Estado nacional un imposible de recuperar. El tema es definir hacia dónde van los recursos.
Según el decreto, la administración central aumentó los gastos en 122.327 millones de pesos para un presupuesto inicial de 1,4 billones de pesos. De ese monto, sólo 23.885 millones se pagarán con recursos tributarios propios. El resto, casi 100.000 millones de pesos, se sumarán en la columna que anota el déficit.
El déficit financiero trepará a alrededor de 544.000 millones de pesos, lejos de aquella meta de 396.000 millones que se había previsto inicialmente. Además, aquel déficit fiscal del 4,9% sobre el producto bruto interno que se anotó como tolerable bien podría quedar atrás.
Según publicó un informe de La Nación, que trabaja sobre el detalle del destino del aumento, esta vez no fueron los subsidios los actores protagónicos de los ceros acumulados. La Anses, la principal destinataria de esta modificación, recibió 72.500 millones de pesos de los 72.692 millones que fueron al Ministerio de Trabajo.
El peso del gasto social también se percibe en el decreto de ayer. El Ministerio de Desarrollo Social, con 12.813 millones de pesos, se quedó con el segundo lugar entre los beneficiados con el aumento. Las pensiones no contributivas sumaron 10.478 millones de pesos. Justamente, ésta es una de las herramientas para hacer frente a gran parte de los reclamos de las organizaciones sociales, ya que son pagos a personas sin amparo previsional o no contributivo, que no posean bienes, ingresos ni recursos que permitan su subsistencia y que no tengan parientes obligados a proporcionarles alimentos.
Casi todo el movimiento de dinero dentro del Estado esta vez tiene que ver con cumplir con los mayores costos laborales. Dentro del Ministerio de Seguridad, la recomposición salarial de las diferentes fuerzas dominó las partidas. De los $ 7228,5 millones que fueron a esa repartición, la Policía Federal tendrá un cheque de $ 2799 millones adicionales; Gendarmería, otro de 2606 millones; Prefectura, uno de 1469 millones, y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), 285 millones.
El Ministerio de Educación también tuvo lo suyo. Los programas de fortalecimiento de la educación superior sumaron $ 4902 millones de los 5754 millones que tuvo el ministerio que conduce Esteban Bullrich.
Las empresas del Estado, históricas destinatarias de fondos extras, recibieron su porción. Las energéticas Enarsa y Yacyretá tuvieron ampliaciones de sus presupuestos por 3268 millones de pesos, de los cuales casi la totalidad fue para la primera, que ya tenía un crédito por poco más de 11.000 millones. Tandanor, el astillero que está a punto de terminar el rompehielos Almirante Irízar, recibió 86,5 millones.
Los trenes y los colectivos también estuvieron incluidos en el decreto. La Operadora Ferroviaria sumó 136,7 millones de pesos, y la Administradora de Recursos Humanos Ferroviarios, encargada de pagar los sueldos de los empleados del sector, tendrá 1712,5 millones de pesos adicionales.
Las partidas para pagar los subsidios a los colectivos se engrosaron en 1688 millones de pesos, y la de trenes, en 1863 millones. Vialidad Nacional tuvo un incremento de 912 millones de pesos; la mayoría de ese dinero irá para pagar mayores costos de obras iniciadas. El Ministerio de Ciencia y Tecnología adicionó unos 1467,2 millones de pesos a su caja, de los cuales 1064 millones terminaron en el Conicet.
Todas las carteras tuvieron su premio de fin de año. Y hasta Fútbol para Todos terminó por ganar algo en el reparto. Para el fútbol gratis de cada semana se destinaron 259 millones de pesos.
Publicar un comentario en la entrada