http://www.catrielonline.com

23 oct. 2016

Masacre en la oscuridad de una familia mendocina

Tres mujeres fueron asesinadas por un hombre, experto en artes marciales, y una beba de siete meses peleaba por su vida. Otro niño, de 9 años, también luchaba por sobrevivir. Ocurrió en Mendoza, y el hecho repercute en todo el país a pocos días de la marcha por “ni una menos” en protesta de la violencia de género.El homicida, Daniel Zalazar, de 30 años, experto en artes marciales, huyó de la escena y fue detenido en el Hospital Central, en el momento en que pedía de urgencia que le hicieran curaciones tras decir que había sufrido un asalto.

Las víctimas de la masacre fueron identificadas como Claudia Lorena Arias (30), su tía Marta Susana Ortíz (45) y su abuela Silda Vicenta Díaz (90). El triple femicidio en el reconocido barrio Trapiche, en Godoy Cruz, fue cometido por Zalazar, pareja de Arias, quien quedó detenido en el Hospital Central, de la Ciudad de Mendoza, donde llegó por su cuenta para pedir asistencia, aduciendo que había sido víctima de un robo.
El hombre apuñaló a todas las mujeres y también hirió a su pequeña beba de 10 meses y a otro niño de unos 9 años. Ambos sufrieron heridas punzocortantes, por lo que arribaron de urgencia ensangrentados a la guardia del hospital pediátrico Humberto Notti, donde han sido intervenidos quirúrgicamente.
“Su estado es desesperante, los atacaron con una saña nunca vista”, expresó el director del efecto público, quien acotó que la beba tenía un corte en el cuello.
El trágico hecho, que fue avisado al 911 por otro menor, de 11 años, único testigo de la masacre, se produjo en uno de los barrios tradicionales de Mendoza, el Trapiche, en la calle Entre Ríos, al 1800.
El supuesto asesino es profesor de artes marciales en el polideportivo del barrio La Estanzuela, en Godoy Cruz.
En los medios, rápidamente se interpretó el tema a la luz de la violencia de género y la última y resonante marcha nacional contra este tipo de situaciones. La masacre en Mendoza, más allá de que puede encuadrarse, supera con amplitud el tema, para meterse de lleno en la locura humana y sus infinitas posibilidades.
Publicar un comentario