http://www.catrielonline.com

31 ene. 2016

Evalúan intervenir Vialidad Nacional rionegrina

CNdigital(Viedma)- Nación evalúa intervenir el distrito Río Negro de Vialidad Nacional por "severas irregularidades" en los "circuitos administrativos" y la "ejecución de obras".

A las deudas existentes y las construcciones paralizadas, la delegación rionegrina de Vialidad Nacional sumó un nuevo frente: el pedido del diputado oficialista Sergio Wisky al ministerio de Transporte que intervenga al distrito de Río Negro, que conduce Arturo Montero de Espinosa, desde hace más de una década.
En su nota al ministro Guillermo Dietrich, el parlamentario solicita esa intervención por las "graves situaciones" en "los circuitos administrativos" y la "ejecución de las obras". Incluso, Wisky alentó su solicitud en la determinación ministerial frente a la delegación de Santa Cruz por "situaciones desprolijas", según recuerda el diputado de los propios dichos de Dietrich. Hace unas semanas, el ministro formalizó la intervención del organismo en territorio santacruceño, coincidiendo con las protestas y paralizaciones de obras de la firma Austral Construcciones, de Lázaro Báez.
A fines del año pasado, el distrito XX (Río Negro) de Vialidad registraba deudas por más de 320 millones con las constructoras, lo cual, derivó en la disminución de las ejecuciones, incluso ciertas paralizaciones.
Gancedo SA era una fuerte acreedora por la cantidad de obras recibidas, como las construcciones en San Antonio, especialmente la rotonda con un contrato por 159.647.000 pesos de mediados del 2013. Esas tareas se discontinuaron.
Además de la nota a Dietrich, Wisky ratificó públicamente la continuidad de las obras pero, también, transparentó su preocupación por el manejo de Vialidad. Planteó sus sospechas por "los montos" y "la calidad" de las ejecuciones. Lo ejemplificó con el caso de San Antonio, que calificó de "escándalo" al contar que el costo –con sus actualizaciones– de la rotonda ya llegó a "los 300 millones y todavía no se terminó". Trasladó las "serias sospechas" a "las construcciones de las rutas 22 y 23".
Wisky contó que trasladó sus sospechas a Dietrich en su primer encuentro. "Allí –contó– el ministro nos pidió que le hiciéramos saber cualquier sospecha de corrupción para poner el aparato de auditoría y gestión para investigar. La prioridad es la transparencia".
Hasta ahora, Montero Espinosa sigue en la conducción del distrito rionegrino de Vialidad Nacional, incluso en los últimos días aseguraba a los directivos de constructoras que su continuidad estaba garantizada. Además, insistía con la regularización de las deudas a partir de un presupuesto para Río Negro del organismo nacional de unos 2.000 millones de pesos.
El cuadro administrativo de Vialidad y la pretensión rionegrina impactaron en los despachos de Transporte, pero el caso no es políticamente equivalente a la fácil y exprés acción dispuesta en Santa Cruz.
Dietrich está evaluando acciones aunque lo haría con los funcionarios de Casa Rosada, considerando cuánto impactarían sus pasos y una eventual intervención frente a los lazos políticos que el poder macrista consolida con el presidente del bloque de senadores del FpV, Miguel Pichetto. Nadie desconoce la histórica incidencia del parlamentario peronista en los proyectos para Río Negro durante la gestión del administrador general de Vialidad, Nelson Periotti.(RN)
Publicar un comentario