http://www.catrielonline.com

21 dic. 2015

Caso Cintia Vergara: Cristian Fievet fue condenado a la pena de prisión perpetua

La Cámara Segunda del Crimen de Cipolletti condenó esta tarde por unanimidad a la pena de prisión perpetua a Cristian Fievet por considerlo autor del delito de homicidio agravado por haber mantenido una relación de pareja con la víctima (arts. 45, 80 inciso 1 C.P. y 498 C.P.P.). Es por el crimen de Cintia Vergara ocurrido el 20 de abril de 2014 en la ciudad de Catriel.

El vocal César Gutiérrez Elcarás tuvo a su cargo el voto rector que fue acompañado por los camaristas Alejandra Berenguer y Pablo Repetto.

El primer punto que analizaron en la sentencia fue el pedido de nulidad que habían interpuesto los abogados Oscar Pandolfi y Marcelo Inaudi a cargo de la defensa de Fievet. “La nulidad no está contemplada en nuestro ordenamiento adjetivo” y agrego que no tiene asidero jurídico alguno porque no hay interés de la defensa, ya que el que solicitó una prueba donde era imprescindible la actuación de un psiquiatra fue la querella. La defensa peticionó “pericial médica psiquiátrica ampliatoria del informe del artículo 66 CPP” (ver fs. 354).
“Debo reconocer que los puntos de pericia podían entenderse en el sentido de un análisis sobre la imputabilidad de Fievet, pero no hubo un solo indicio de la defensa en tal sentido pese a las oportunidades que tuvo para plantear recursos, es más, solamente ofreció perita de parte licenciada en psicología. Por ello estimo que, pese a plantear una nulidad producida en la etapa preliminar apenas abierto el debate (art. 151 inciso 2), debe rechazarse por falta de previsión legal para declararse, además de no tener interés en obtener la supuesta nulidad aducida”.

“Cualquier crítica a lo dispuesto respecto a la prueba por el Tribunal, cuestión que entiendo más que razonable, debió plantearla en la oportunidad prevista ya que todas las decisiones fueron pasibles de revocatoria. El haber guardado silencio no autoriza a plantear nulidades no previstas en nuestro ordenamiento adjetivo”dijo Gutiérrez Elcarás.

Entrando directamente en el análisis de la autoría del hecho en cabeza del imputado los jueces sostuvieron “No hago mención ni a los rastros de las zapatillas de Fievet ni a la sangre encontrada en su ropa ya que estoy ante un hecho confesado… Con lo expuesto tengo por acreditado el hecho que es el homicidio de Cintia Vergara a manos de Cristian Fievet a raíz de la herida mortal que le produjo en su cuello con un cuchillo”.

Respecto de la relación de pareja que agrava la figura del homicidio, los magistrados evaluaron “Fievet reconoció la relación de pareja con Cintia a tal punto que, en la declaración escrita que a pedido de sus defensores se agregó después de leerla dijo: “…Y lo nuestro funcionó como una pareja normal durante cierto tiempo…”. Nadie puede dudar de la relación de pareja existente entre ambos”.

“Todo lo expuesto me lleva a rechazar el planteo de inconstitucionalidad que efectuó la defensa de Fievet por los motivos que expresé. La relación de pareja se acredita por todos los testimonios mencionados y el reconocimiento del imputado, por tanto corresponde calificar el hecho cometido por Fievet como homicidio agravado por haber mantenido una relación de pareja con la víctima (art. 80 inciso 1 CP). Calificación que reconoce la defensa en caso de no hacerse lugar al planteo de inconstitucionalidad y solicitando la aplicación de circunstancias especiales de atenuación que serán tratadas en la siguiente cuestión” afirmó el camarista César Gutiérrez Elcarás.

“Fievet intentó en su indagatoria excusarse y demostrar en qué manera Cintia intercedía en su vida e impedía que viviera en paz con su pareja. Así dijo que la madrugada del 20 de abril molestó a M. y al grupo de chicas con las cuales estaba. Sin embargo, M. Á. fue preguntada por la defensa por el episodio que había sido descrito con detalles en la indagatoria y contestó que no vio a Cintia Vergara esa noche y Fievet no le comentó nada. Anteriormente, un día que fueron a bailar Bachata como un mes atrás del hecho, Cintia llegó sola y se sentó cerca de nuestra mesa espalda con espalda mía y lo observaba a Cristian durante toda la noche. Cristian me sacó a bailar pero no quise para no tener problemas, más tarde bailé con él, me dijo que la cosa con ella estaba terminada. Después me contó que salía con otro y que todo estaba bien. Esa noche no sucedió nada de lo que afirma Fievet, no hubo un episodio excepcional que pudiera disminuir el respeto hacia su ex pareja” valoró el juez.

“Ocho detalles fundamentales que acreditan que la borrachera de Fievet no era tal, que tuvo plena conciencia de la “cagada” (dicho tácitamente por el acusado) que había hecho, que pudo urdir el plan criminal sin ninguna contemplación, que mintió descaradamente tanto a su amigo como al Tribunal. Después de cometido el hecho ensalza a su afecto actual (M.) diciendo que es lo mejor que le pasó en su vida y denosta a Cintia quien buscó su destino fatal”.

“Contesto a la defensa que no advierto ninguna circunstancia excepcional que atenúe la responsabilidad de Fievet, sin embargo, si encontrara alguna no las aplicaría pues el artículo 80 en su última parte dice “el juez podrá aplicar…”. La vindicación del homicidio que hace a través de su muro, la desfachatez con la cual se coloca en víctima ante el atroz crimen cometido, el haber ingresado a las patadas a la casa de Cintia quien se encontraba con sus dos pequeños hijos, hacer oídos sordos a las súplicas de Cintia que le pedía por ella y sus pequeños. Insisto, es tan cruel la actitud de Fievet antes, durante y después de este incalificable homicidio que si existieran circunstancias excepcionales de atenuación no las aplicaría” explicó el magistrado.

Asistieron a la lectura desarrollada a las 18 horas en la sala de audiencias de la cámara: los querellantes y padres de la víctima; y familiares y amigos de Cintia Vergara.
Publicar un comentario